viernes, 28 de agosto de 2015

Asesinato en el Orient Express - De como a Agatha le gustaba surfear

Finalmente luego de dos meses de lectura entrecortada pude terminar este libro de la Reina del crimen, mi querida Agatha Christie.

No me gusta Poirot. Tengo que decir la verdad aqui con ustedes: metódico, irrisorio e insoportable Poirot. Nunca me agrado desde que tenía doce años y me tocó leer un relato corto de el resolviendo un crimen.

Este libro me costó mucho tiempo de lectura porque ademas de ser extremadamente estructurado, me costaba mucho imaginarme el aspecto de ese tren: de hecho hasta estuve a punto de hacer un gráfico con las dispocision de los coches y las distribuciones de las habitaciones para saber quien se alojaba en cual. No mi obsesión no llegó hasta esos límites pero casi que lo hice.

Sin embargo el final es una pincelada magistral que no te la veias venir  (o si en cierta manera) por lo que uno cierra el libro con una sensación de placidez de que "he leido un excelente crimen relatado de una manera magistral, pese a que no tolero al protagonista que lleva el caso adelante"...

Hoy mirando un blog de fotos vintage me encontré con una entrada sobre fotografias inéditas de la reina del crimen y será mi sorpresa mayor encontrar un par de fotos de ella surfeando... no lo hubiera imaginado jamás: ¡a Agatha Christie le copaba surfear! y eso nos demuestra todo ese lado humano que olvidamos de nuestro autores queridos.

Los invito a leer Asesinato en el Orient Express aunque su lectura sea muy diferente a la de un caso de Miss Marple o de los Beresford.




No hay comentarios:

Publicar un comentario