viernes, 14 de agosto de 2015

Frankestein

Y expiró dulcemente. Aun en la muerte, su rostro exteriorizaba el amor que nos había profesado. Es inútil que trate de describir los sentimientos que atormentan a quienes ven destrozados por la mas irreversible de las tragedias los lazos más queridos 



No hay comentarios:

Publicar un comentario