domingo, 16 de agosto de 2015

Luchando con el capitulo 26

Se me ocurrió que sería interesante saber que parte de la historia quieren leer los lectores, porque estaba llegando a un punto en el que tres de mis protagonistas tienen que sobrellevar el viernes a la noche, por lo que consulté ¿Que viernes a la noche quieren leer; el viernes de Luz de Allan o de Ariel? y hasta ahora viene ganando Luz pero a mi la inspiración me llevó a comenzar a escribir el de Allan primero y ¡demonios la inspiración es traicionera!.

Como nouvelle escritora que soy realmente le pongo muchas fichas a mi trabajo, y aunque se que es un borrador, me tomo muy en serio el acto de sentarme a escribir la historia porque es algo que nunca hice antes (demasiado) mi vida hasta ahora esta plagada de textos inconclusos, guiones de cortometrajes y una tesina que no es demasiado actual, por lo que adolece de buenas narraciones y eso es exactamente lo que quiero probarme en estos momentos, que puedo con una narración compleja.

Es un fin de semana complicado para mi, se murieron dos personas que de algún modo y en distintas etapas de mi vida fueron como mis mentoras y me ayudaron a ser quien soy hoy. Es cierto que fueron causas muy distintas pero los decesos de amigos y sobre todo de mentores se sienten en el alma. Por eso intento seguir adelante, y estoy decidida a terminar The path aunque me cueste horrores y lagrimas y bloqueos y estres (si usé muchas "y" en esa oración).

Hoy tenía ganas de hacer una entrada alegre pero el destino quiso que fuera distinta, que fuera agria y amarga. Ultimamente no me estan pasando cosas buenas en la vida pero como todo también se (como diria mi abuela) que no hay mal que dure cien años ni cuerpo que lo resista. Todos son etapas. Como decía Truffaut en La habitación verde, llega un momento en la vida en el que tenemos mas muertos que vivos y creo que me está llegando esa etapa muy anticipadamente.

Ethel y Maria Marta si se hubieran conocido se hubieran odiado probablemente por ser de escuelas diferentes pero se que desde donde quiera que estén sepan que se las recuerda con mucho, muchísimo e infinito aprecio.

No hay comentarios:

Publicar un comentario